FANDOM


Gabriel Seth se convirtió en el Señor de los Desgarradores en un momento en el que dicho Capítulo estaba al borde de la desaparición. Milenios de salvajismo sin control habían convertido a los Desgarradores en unos marginados, que generaban desconfianza en la mayoría de fuerzas de combate del Imperio. Para los demás Capítulos de Marines Espaciales, los Desgarradores estaban apenas a un paso de convertirse en renegados, y hasta la Inquisición queria investigarlos. Aún peor, las mutaciones en la semilla genética de los Desgarradores habían exacerbado la maldición de Sanguinius, incrementando la incidencia de la Rabia Negra. Incluso aquellos Desgarradores lo bastante afortunados como para escapar a la Rabia Negra se acababan viendo dominados por una furia sangrienta que inevitablemente costaba un gran número de bajas innecesarias cada vez que el Capítulo iba a la guerra.


Bajo el liderazgo de Seth, el planeta Cretacia, mundo capitular de los Desgarradores, fue convertido en poco más que una masiva armería automatizada y centro de reclutamiento. La mayor parte del tiempo, el grueso de las fuerzas del Capítulo están fuera del planeta, llevando a cabo rutas de patrulla describiendo grandes arcos a través de los sistemas Segmentus Ultima y Tempestus, mientras los Bibliotecarios rastrean el éter en busca de llamadas astropáticas pidiendo ayuda. Por tanto, no es extraño que los Desagradores suelan formar parte de la primera oleada de refuerzos que lleguen a un planeta en guerra, con el propio Seth liderando acciones de abordaje sobre las naves de bloqueo enemigas, o contraataques sobre las zonas de desembarco antes de que el enemigo pueda establecer la más mínima cabeza de puente.


Seth es conciente de que no hay modo de mitigar o retringir el ansia de sangre de sus Hermanos de Batalla, y de hecho él mismo es tan vulnerable como los demás a dicho mal. No obstante, cuando consiguen ser de los primeros en lanzarse a una batalla, y combatir aislados de otras fuerzas de su mismo bando, consiguen disimular bastante bien incluso sus peores excesos (por ejemplo, los daños colaterales entre aliados) que años atrás eran la "marca de la casa" de los asaltos llevados a cabo por el Capítulo. Ahora, mundos enteros que renegaban completamente de los Desgarradores los adoran como sus salvadores, y a Seth como al portador de dicha salvación.


Aún es demasiado pronto para saber si la estrategia de Seth acabará dando frutos, si los Desgarradores podrán recuperar su lugar en el panteón de honorables defensores del Imperio del Hombre. Pese a sus intenciones, Seth ha hecho en realidad muy poco por paliar la desconfianza de sus críticos más acérrimos, que tienen demasiado frescos en la memoria los numerosos planes que se han visto frustrados debido a los impetuosos y temerarios asaltos de los Desgarradores. Sin embargo, para el Señor del Capítulo estas consideraciones tienen muy poca importancia, porque en su corazón nunca ha abandonado la esperanza de que el Capítulo pueda de algún modo milagroso salvarse de la desaparición. Se trata de una esperanza posiblemente vana, pero al fin y al cabo sólo el tiempo acabará dictando qué destino espera a los Desgarradores...

M990081a 99060101452 FTGabrielSeth1 873x627